bautista-acuarela1.jpg

Antonio Díaz Bautista

Antonio, un hombre bueno, nació en Murcia el 28 de marzo de 1943. Fue uno de los más destacados murcianos y defensor de las raíces de nuestra ciudad durante el último tercio del siglo XX.

Vino a este mundo en la murciana y castiza Plaza de Camachos. Comenzó a destacar muy joven, cursando los estudios en el Instituto Alfonso X por los que le concedieron el Premio Nacional de Bachillerato. Estudió Magisterio y Derecho en la Universidad de Murcia. Obtuvo la Cátedra de Derecho Romano por la Universidad del País Vasco en 1985 y un año más tarde, consiguió la misma plaza en la Universidad de Murcia.

Romántico y apasionado por naturaleza, cultivó la pintura, demostrando en su obra la pasión por lo que le rodeaba. Nos descubrió sus sentimientos con su obra pictórica, destacando sus acuarelas, técnica que dominó notablemente. El paisaje urbano, la huerta, y el costumbrismo de Murcia fue toda una constante en su pintura.

En el diario La Verdad de Murcia publicó cientos de ensayos y artículos de opinión. Fue además un reconocido erudito en el mundo de la música clásica, llegando a ser presidente de la Asociación Promúsica de Murcia. En 1993 el Cabildo Superior de Cofradías de Murcia le nombra Pregonero de la Semana Santa de aquel año, del que valga como muestra estos hermosos versos inspirados en el paso de La Oración en el Huerto de Francisco Salzillo:

Yo te veo, Jesús, desmadejado
bajo las hojas grises del olivo
viendo acercarse ya el definitivo
sacrificio por Ti tan esperado.

Y en tu rostro de lirio acorralado
el resplandor ambiguo y fugitivo
de un turbio amanecer dubitativo
pone un reguero de sudor helado

Yo sé que Tu, Señor, tuviste miedo
de beber aquel cáliz de amargura
que el Angel señalaba con su dedo,

y el recordar tu miedo me procura
las fuerzas, cuando pienso que no puedo
seguir hasta el final de mi andadura.
 
Después de descubrir su extenso y sobresaliente recorrido, engrandece aún más la figura de Antonio Díaz Bautista la palabra con que él se definió así mismo: Aprendiz. Ya como jurista, pintor, literato o crítico de música, fue sobresaliente en todas sus facetas. Aunque para quien tuvo la suerte de llegarle a conocer, donde realmente Antonio destacó como un verdadero genio fue en su sencillez, en su bondad y honradez, en el carácter y en su entrañable comportamiento.

De los muchos viajes que a lo largo de su vida pudo hacer, el último para no volver fue el 28 de enero de 2013, en el cual le acompañó para siempre una acuarela suya de la salida en procesión de un Viernes Santo cualquiera de La Dolorosa de Salzillo.

Etiquetas: ilustres

0
0
0
s2smodern

Murcia me gusta. Ciudad clara de colores calientes, de piedras tostadas, color de cacahuete tostado. Y notas deliciosas de luz, las calles estrechas y sin aceras, las “veredicas del cielo”, las tiendas de los artesanos, el esparto y la cuerda. Y ahora en el crepúsculo, una luz maravillosa.

Jorge Guillen

© LovingMurcia. 2018