Spanish Chinese (Simplified) English French German Italian

La Oración en el Huerto

Escrito por Pedro Zamora García el . Publicado en Semana Santa

El periodo de renovación emprendido por la Cofradía de Jesús a mediados del siglo XVIII, tuvo su reflejo una vez más en el encargo a Salzillo en el año 1753 del grupo o insignia de la Oración del Huerto.

La Cofradía ya poseía un paso de esta iconografía desde los primeros años del siglo XVII, acaso porque esta escena de Getsemaní debió de considerarse de gran importancia, toda vez que fue de las primeras en incorporarse al desfile junto con la Verónica y San Juan. Está documentada su existencia, al menos desde 1617, y estaba compuesto el grupo por varias imágenes de vestir, los apóstoles y el propio Cristo.

Los estragos producidos, una vez más por una riada del río Segura, en esta ocasión en el año 1651 y llamada de San Calixto, que según los registros llegó el agua en la capilla de Jesús hasta 12 palmos, inundando totalmente la misma. Debieron ocasionar, y de hecho lo hicieron, daños irreparables en las imágenes, destrozando la mayor parte de ellas y obligando a las necesarias reparaciones y sustituciones. Por cierto, cuenta la leyenda que Nuestro Padre Jesús se libro de su destrucción por haberse quedado enganchada la imagen de uno de los brazos de la lámpara ubicada en la sacristía, lo que le impidió caer al agua y ser devastada por la misma.

Teniendo en cuenta las pérdidas ocasionadas por la riada, y concretamente con este paso, y debido principalmente a la falta de medios económicos de la Cofradía para hacer frente a los gastos pertinentes, en el año 1664 se comprometió con el Gremio de Hortelanos y Labradores para que se hicieran a cargo del cuidado y conservación del Paso, como también responsabilizarse de portarlo sobre sus hombros en la mañana de Viernes Santo.

Este gremio se encargó de restaurar las imágenes y de mandar hacer nuevas túnicas para vestirlas, así como mandar construir un trono para ubicarlas y poderlas sacar en Procesión, cosa que hicieron hasta que en año 1754, Francisco Salzillo hizo entrega a la Cofradía de su maravillosa composición de la escena del Huerto de los Olivos.

Salzillo al idear esta escena, rompe con todos los “canones” artísticos (pictóricos y escultóricos) establecidos hasta ese momento. Hasta entonces se había representado a Jesús arrodillado y frente a él un Angel portador bien de una cruz, bien de un cáliz, estando junto a ellos los tres apóstoles dormidos.

El maestro no está conforme con esa composición, y busca establecer una correlación con lo escrito en las Escrituras: “…Se le apareció un Angel que le acompañaba y confortaba señalándole el Cáliz de Amargura….”.

Pero no le fue nada fácil dar con la composición que al genio de la gubia le atormentaba. Nuestro recordado escritor Díaz Cassou describe magistralmente en su obra “PASIONARIA MURCIANA”, una creencia popular elevada a leyenda y que describe con maestría el origen de la creación de la Perla de Salzillo, como el escritor llama a esta inigualable creación escultórica.

A continuación reproducimos dicha narración por considerarla muy curiosa y de una gran belleza literaria, dice así:

“LA COFRADIA DE N.P. JESÚS NAZARENO HABÍA ENCARGADO A SALZILLO UN BOCETO DEL PASO DE LA ORACION; EL GRAN ARTISTA TRABAJABA EN ELLO, UNA NOCHE, CON RESULTADO QUE NO LE SATISFACÍA MUCHO, PUES A EL LE RONDABA UNA IDEA EN LA MENTE, PERO HO HALLABA LA MANERA DE LLEVARLA AL PAPEL.  ESTABA EN CUARTO DE ESTUDIO Y DIBUJOS, EN EL PISO BAJO DE SU CASA DE LA CALLE VINADER, JUNTO AL TALLER FQUE TENIA EN UNA ESPECIE DE COCHERA DE LA MISMA CASA….

…..ERA YA TARDE, LA INSPIRACION NO  VENIA, Y AL OIR LA PRIMERA CAMPANADA DE LAS DOCE, EL GRAN ESCULTOR TIRO EL LAPIZ Y SE LEVANTO ECHANDO UNA ULTIMA Y DESCONTENTA MIRADA SOBRE EL CARTON EN QUE NO HABIA DIBUJADAS MAS QUE DOS FIGURAS, JESUS ARRODILLADO, Y FRENTE A EL, UN ANGEL CON UNA CRUZ SOSTENIDA POR SU BRAZO DERECHO Y QUE SEÑALABA, A JESUS, CON EL INDICE DE LA OTRA MANO….

….ERA UNA NOCHE ACOMPAÑADA POR UNA FUERTE TORMENTA, AL SONAR LA ULTIMA CMPANADA, SONO TAMBIEN UN GOLPE EN LA VENTANA….

…-¿QUIÉN ES?, PREGUNTO SALZILLO.

--UN POBRE QUE NO ES DE ESTA TIERRA, Y BUSCA DONDE PASAR LA NOCHE.

--ESPERA.

NO ERA LA PRIMERA VEZ QUE POBRES TRANSEUNTES PEDIAN Y ENCONTRABAN ALBERGUE, EN LA CASA DE SALZILLO, QUIEN DEDICABA A ELLO UNA ESPECIE DE PAJERA INDEPENDIENTE DE LA CASA, LO QUE HOY PODRIA LLAMARSE TRASTERO, Y QUE, AUNQUE EN EL FONDO DEL PARADOR, ERA POSIBLE CERRAR DEJANDOLA INCOMUNICADA CON ESTE Y CON EL RESTO DE LA CASA.

ALLI LLEVO SALZILLO A SU IMPROVISADO HUESPED, Y VOLVIO ALLI, AL POCO, CON MEDIO PAN DE CONFECCION CASERA, UN BOTIJO LLENO DE AGUA Y UN CANDELERO DE BARRO CON UNA VELA DE SEBO, DIO LAS BUENAS NOCHES AL HUESPED Y UNA VUELTA A LA LLAVE, DEJANDOLE ENCERRADO, Y SE SUBIO A ACOSTAR.

PASO PRONTO Y MAL AQUELLA NOCHE,  PENSANDO EL ESCULTOR EN SU BOCETO EMPEZADO, Y A VECES EN SU HUESPED. APUNTO EL DIA Y LEVANTOSE; SE VISTIO Y BAJO DE PUNTILLAS A CONTINUAR SU DIBUJO; PERO UNA VEZA ABIERTO EL VENTANO, Y A LA PRIMERA OJEADA SOBRE EL CARTON, EL MAESTRO SINTIO UNA VIVISIMA SORPRESA. LA NOCHE ANTES HABÍA DEJADO UN JESUS DE RODILLAS, UN ANGEL CON LA CRUZ ENFRENTE, JESUS Y ANGEL QUE NO LE HABÍAN SATSISFECHO.

Y SOBRE EL CARTON AQUEL, ENCONTRABA POR LA MAÑANA, UN JESUS, UN ANGEL, APOSTOLES, UNA CONCEPCION TOTALMENTE DISTINTA, Y MUCHO MAS BELLA, Y UN BOCETO ADMIRABLEMENTE CONCLUIDO. SALZILLO SE IMPRESIONO AL VER AQUELLO, Y AL NO PODER EXPLICARSELO, SINTIO ATURDIMIENTO, VERTIGO, Y APRETO SU CABEZA ENTRE SUS MANOS TEMIENDO ESCAPARA EL JUICIO, Y SE PREGUNTO SI SOÑABA O EN SUEÑOS HABIA DIBUJADO AQUELLO.

DE PRONTO, EL RECUERDO DE SU HUESPED VINO A SU MEMORIA, CORRIO AL TRASTERO, QUITO LAS VUELTAS A LA LLAVE, ABRIO, LA HALLO VACIA Y EL PAN Y EL AGUA INTACTOS; VOLVIO OTRA VEZ A SU CUARTO DE ESTUDIO, CREYENDOSE, CADA VEZ MAS, OBJETO DE UNA ALUCINACION, Y TEMIENDO QUE EL DIBUJO HUBIERA DESAPARCIDO; PERO LO ENCONTRO ALLI, LO MIRO DE NUEVO, A MAS LUZ, Y SE AFIRMO EN LA IDEA DE QUE NO PODIA SER OBRA SUYA.

OYO ENTONCES TOCAR A LA PRIMERA MISA EN CAPUCHINAS, EL PIADOSO ESCULTOR ESCUCHO ATENTAMENTE, COMO SI ALGO OYERA ENVUELTO EN LA VIBRACION DE LAS CAMPANAS, SERENOSE POCO A POCO, Y SE FUE A LA IGLESIA EN LA QUE ESTUVO ORANDO DE RODILLAS HASTA LAS ONCE, HORA EN QUE SE PRESENTO A LA COFRADIA DE N.P. JESUS NAZARENO, CON EL CARTON QUE APARECIA DIBUJADO EL PASO ACTUAL DE LA ORACION DEL HUERTO.

ASI DICE LA LEYENDA.”

Lo cierto es que leyenda, ficción o realidad, a Salzillo le costó mucho dar con la forma de representar a su entera satisfacción, la escena evangélica en la que Jesús, siendo Dios, fue más hombre que nunca. Como resultado de todo ello, Salzillo nos dejo para nuestro deleite esta incomparable composición escultórica.

Para ello utilizó dos clases de madera, ciprés para las esculturas y pino para las alas del Angel, elección de esta madera por ser menos pesada que la primera y por tanto menos perjudicial para la figura al sostener el peso de las mismas (alas).

La figura de Jesús, que es de vestir, tallados el rostro, manos y pies en ciprés, perfectamente policromadas.

Los tres apóstoles tallados igualmente en madera de ciprés y ahuecadas por la parte posterior interna.

Las encarnaduras son las policromías que reproducen la piel. Para ello Salzillo utilizaba un poco de tierra verde que recogía en una cantera situada en el Verdolay, la mezclaba con un poco de Albayalde bien templado y se da dos manos sobre el rostro, las manos, los pies y las zonas desnudas, templando con yema de huevo de gallina de ciudad (más clara que la de campo utilizada para piel más oscura, los sayones por ejemplo).

Los ojos de las esculturas de Salzillo son de cristal, “la técnica de la cascara de huevo”. Consiste en el ahuecado de los ojos cuando la escultura está todavía en madera, y se colocan los ojos fundiendo una lamina de cristal sobre un molde de plomo, posteriormente se echa en una cascara de huevo cogiendo la forma oval, colocándose en la cavidad prepara sujetándola con masilla de cera.

A Francisco le ayudan en el taller sus hermanos, siendo Patricio el encargado de la confección de los ojos, al cual le dijo en una ocasión: “PATRICIO YO HAGO LOS CUERPOS, PERO TU LES INFUNDES EL ALMA”.

El pasaje está distribuido en dos espacios bien diferenciados en una misma unidad de narración. En primer plano, los apóstoles dormidos sobre un montículo acomodan sus cuerpos sobre las rocas. En ellos se representan las tres edades del hombre.

Pedro se representa alerta, no obstante el sueño, con la espada en la mano, dando un expresivo matiz de duermevela, propio de un anciano desconfiado.

Santiago reposa en posición descuidada, apoyada la cabeza en la mano y el cuerpo da autentica sensación de peso, aplomado, típico de un hombre de mediana edad.

Y Juan duerme profundamente, acomodada su cabeza sobre un brazo extendido, con plena dejadez, totalmente despreocupado, propio de un muchacho adolescente, que así lo era.

Detrás, en una perspectiva frontal se yergue la figura de Jesús consolado por el Angel. Una sola imagen, fundida, como si el espíritu celeste se humanizara para acompañar al Salvador…

…Jesús con las manos hacia el suelo, abatido en una expresión de intenso dolor, mira al Cáliz; el Angel en una imagen plasmada en el momento exacto de posarse, con las alas abiertas todavía, prototipo de belleza ideal, creador de leyendas, de rasgos sobrenaturales, se funde con el Nazareno en un alarde personalidad iconográfica, señalando con su brazo derecho el  Cáliz que aparece de entre las palmas de la palmera.

Las imágenes descritas, mucho más costosas que las de vestir, fueron financiadas por la propia Cofradía, invirtiendo en ello una considerable suma, para aquel tiempo.

Queda reflejado el importe en la copia del registro original de la Cofradia, que satisfizo al escultor, las siguientes cantidades:

JESUS- - - - - - - - - - - - - - - -      600  REALES DE VELLON

EL ANGEL- - - - - - - - - - - - -     2.000        “                 “

LOS 3 APOSTOLES- - - - - - -     4.500       “                 “

NUBE, VARAS Y ANDAS- - -         400        “                “

En total 7.500 reales de vellón, actualmente equivalente, más o menos, a unos 40 o 50 €. A estos gastos hubo que añadir, por la compra de una túnica de terciopelo bordada en oro, para el Cristo, la cantidad de 7.750 reales de vellón (curiosamente, se pagó mas por ésta que por todo el Paso).

 

 

Regala LovingMurcia

Aquí os dejamos el enlace para acceder a esta tienda online con artículos LovingMurcia...

camisetas lovingmurcia

 

Plano de Murcia

Follow Us
rss
google+