feria-antigua.jpg

La Feria de Murcia

La Feria de Murcia tiene sus orígenes en el siglo XIII, cuando el 19 de mayo de 1266 el rey Alfonso X el Sabio otorgó una disposición para que esta capital celebrara una feria por la festividad de San Miguel. Por aquel entonces, el motivo de estas ferias era principalmente el de intercambio de productos, mercancía y ganados. Aún quedan, por tanto, en la feria actual reminiscencias de aquellas fechas con la Feria de ganado y los puestos de artesanía.

Este importante acontemiento para los murcianos ha ido evolucionendo con el paso de los años. Así, en 1780 se ubicó la feria en lo que entonces se denominaba la Plaza del Mercado, es decir, la actual Plaza de Santo Domingo. Mas tarde se usó el desaparecido "Parque Ruiz Hidalgo" y el "Paseo de Reina Victoria", lo que hoy es La Glorieta de España. Luego pasó a ser la sede principal de la Feria lo que fue el antiguo Jardín Botánico, que durante la ocupación de la Guerra Civil quedó inservible como tal y que se recuperó para Murcia hace dos décadas.

La Feria de Murcia del siglo XXI es una celebración múltiple, en donde convergen una gran variedad de actos y festejos. Se celebra durante las dos primeras semanas de septiembre, y comienza con la bajada del Santuario de la Patrona de la ciudad: La Virgen de la Fuensanta.

Desde ese día, Murcia se convierte en un continuo maratón de eventos festivos y lúdicos. Además de la tradicional Feria de Atracciones (La Fica), recintos del Malecón (Huertos, Feria del Vino y la Alimentación, Muestra de Artesanía), Fiestas de Moros y Cristianos, conciertos, Lemon Pop Festival, Feria de Ganado (La Azacaya), los festejos taurinos y la Romería de la Virgen de la Fuensanta; teatro, monólogos, visitas teatralizadas, esgrima y pilates toman las calles de Murcia para que todas los ciudadanos puedan disfrutar de actuaciones al aire libre en diferentes entornos de la ciudad.

La Patrona permanece durante toda la feria en la Capilla Real de la Catedral hasta el martes siguiente al segundo domingo de septiembre, día de una romería multitudinaria con ei retorno de la sagrada imagen su Santuario en la sierra, a unos cinco quilómetros de la ciudad, con lo que la Feria de Murcia toca a su fin.

Etiquetas: fiestas

0
0
0
s2smodern

Murcia me gusta. Ciudad clara de colores calientes, de piedras tostadas, color de cacahuete tostado. Y notas deliciosas de luz, las calles estrechas y sin aceras, las “veredicas del cielo”, las tiendas de los artesanos, el esparto y la cuerda. Y ahora en el crepúsculo, una luz maravillosa.

Jorge Guillen

© LovingMurcia. 2018